Aún no te puedo llamar cariño


Aún no te puedo llamar cariño,

no quiero parecer tan ingenuo, tan necesitado, tan yo,

pero ya extraño tus brazos rodeándome,

y tu cintura entre los míos;

ya extraño tus labios urgentes,

que me beses con los ojos cerrados,

que yo mantenga los míos abiertos para ver tu expresión,

tu deseo, tus dudas.

Tienes un olor distinto,

pero ya me llama por las noches

y te lo juro que extraño verte temblar,

en esa rara combinación entre nervios y urgencia,

que después de un rato mi voz y mis abrazos terminan por calmar.

No pretendo llamarte cariño pronto,

mis dudas y mis pasados me atormentan,

todas las veces que nacieron las esperanzas y las mató el dolor,

las mató el olvido,

esos fantasmas aún no se han ido,

ni el fantasma de las diferencias,

la edad no debería ser un problema,

pero lo es,

los objetivos son distintos,

pero hay algo que me mueve a seguir,

pues creo ver una llama encendida,

habrá que ver cuanto tiempo la podremos mantener así,

por los pleitos entre la pasión y la conciencia,

de la novedad contra la costumbre,

de tu juventud y mi resistencia.

Habrá que ver mil cosas,

pero por hoy,

al menos por hoy,

creo que seguiré adelante.

Anuncios

Intentarlo de nuevo


¿Cómo me explico algo que ni yo entiendo?

Yo ya me había rendido,

estaba muy cansado.

Y después de tanto tiempo alguien me habla,

me responde,

me invita y le llamo la atención,

suena a algo común.

No es normal para mi.

Yo siempre carecí de esas oportunidades,

siempre creí que algo estaba muy mal conmigo

y aún lo creo por momentos

¿Pero qué?

¿Y por qué llegó ese chico?

¿Por qué tan pequeño?

¿Por qué tan distinto?

¿Y ahora que hago yo?

Mil preguntas,

pocas respuestas,

me dejaré llevar,

empezaré de nuevo

y si se vuelve a romper mi corazón en mil pedazos,

recuérdenme no intentarlo de nuevo.

Círculos insondables


A veces cuesta tanto tratar de encajar que me pregunto

¿Y para qué quiero encajar?

¿Qué me gano?

¿Que validez me da?

Y sin embargo sigo intentando encajar,

encajar con personas que no me ven como su par,

que no les agrado,

que no me quieren y no me querrán jamás

¿Para qué?

Se me acumulan las preguntas,

los motivos incoherentes,

las motivaciones perdidas,

se amontonan los corazones rotos,

los dolores en el alma,

los pesares sin sentido.

Debo parar aunque no sepa como,

debo parar aunque crea que esto me va a llevar a estar solo,

al cabo que más da si solo ya estoy.

Escaparé de a poco,

sin dejar espacio a que me vayan a extrañar,

al cabo será falso,

como todo lo demás.

Mañana pido templanza,

pido serenidad,

lo intentaré de nuevo,

huir una vez más.

A este es al que quiero


Puede que sea la noche,

puede que sea el olvido,

puede que solo sea yo,

pero puede que sea la tristeza.

Son tantas cosas a la vez,

pero de ninguna hay solución,

ninguna está en mis manos,

lo que soy, ya no lo puedo cambiar,

no se si es porque no quiero o no puedo,

pero esto es lo que soy.

Mi entorno,

mis miedos,

mis sueños,

mis fallas,

mi destino,

todo mal,

al menos para que alguien llegue y diga

“a este es al que quiero”.