¿Cómo ponerlo en palabras?


¿Cómo explicarlo?

Yo no sé,

las palabras no salen de mí.

He intentado decírtelo de una manera o de otra,

pero no se como,

me cuesta tanto.

Esto es antinatural,

o eso me han hecho creer,

pero no lo es lo que siento yo,

por eso no lo entiendo,

ni al derecho ni al revés.

¿Por qué tener que decirlo?

¿Por qué tener que explicarlo?

¿Por qué tener que negarlo?

¿Por qué tener que esconderlo?

Quisiera poder gritarlo a los cuatro vientos,

quisiera no necesitar gritarlo a los cuatro vientos,

las cosas son así,

tan complicadas, tontas, raras, imposibles.

Dicen que la vida es así,

que no es siempre primavera,

pero este otoño ya ha durado bastante tiempo

y creo que prefiero el verano.

Creo que no he logrado explicarme después de tantas líneas

y después de tantas palabras

y ese es el punto,

en ese lugar estoy,

donde no puedo explicarme nada,

donde no puedo entenderme un poco,

dónde no puedo ponerlo en palabras.

**La imagen no es mía, se llama ‘Surf’s up’ y es de Silvia Grav

Anuncios

Vórtices


He entrado en un extraño vórtice,

creo que me he vuelto bipolar,

si no es que un poco loco,

doy vueltas y camino por las paredes,

ya no me puedo concentrar

y de tanto soñar despierto en las noches no me puedo dormir.

Pienso en los extraños sucesos que me han pasado últimamente,

como la vez que decidí huir sin mirar atrás

y que de repente un insólito vórtice me trajo de nuevo al lugar donde empecé

y en lugar de correr me rendí,

para correr debería tener condición

y hace tiempo que el aire no me da ni para caminar.

Cansancios sucedidos por extraños momentos de hiperactividad,

locura queriendo ser racionalizada hasta el extremo,

no me entiendo ni por un segundo

¿Cómo podría entenderme alguien más?

Y estás ahí, como un ave rara en medio de la selva,

y estoy acá como un muy poco cuerdo cazador que perdió la brújula,

que ha perdido un poco la orientación,

pues me cuesta distinguir lo que quiero y lo que no.

Me has ayudado un poco,

especiando mi locura con incertidumbre y espera,

pero cuando estás a mi lado,

solo tu sonrisa me sirve para continuar y en la mañana poderme levantar,

pero hoy estás y mañana no

y ya no sé que hacer conmigo mismo,

saltar a un vórtice que me lleve a otra dimensión,

una en que no sea necesario pensar ni sentir,

sólo dejarse llevar.

Este 14 de Febrero sin ti


Este 14 de Febrero estaré sin ti,

no debería culparte de más,

no es la única vez que me pasa,

es más ningún 14 de Febrero he gozado de compañía.

No es que sea fanático de la fecha

(aunque el párrafo anterior podría explicar el porque)

pero esta vez a lo mejor tenía un poco de ilusión,

de tonta y vana ilusión de alguien cansado de la soledad.

¿Pero qué iba a pasar?

¿Qué quería yo?

Si tu realmente nunca te interesaste en mi,

si de 5 veces me contestabas una

y así de poco mi corazón se cansó,

que si por mi fuera no me hubiera cansado tan rápido

y como prueba fehaciente de esto es que aún te sigo buscando en las redes,

aún miro esas fotos,

esa mirada hermosa que me enamoró,

esa sonrisa por la que daba el cielo,

pero aunque siga tomando esas pequeñas dosis como un adicto,

el cerebro con razón me dice que ya no,

que con él no cuento,

ni este 14 de Febrero,

ni los que siguen,

en los que parezco destinado a seguir estando yo

y mi sombra reflejada en la pared.

¿Me pueden explicar?


A veces nos roban las palabras,

muchas cosas son difíciles de explicar.

¿Cómo contar que te he tenido que olvidar?

¿Cómo contar que me causabas tanta ilusión?

¿Cómo contarle a todos que no te importaba?

Te hablé tantas veces sin respuesta y ahora que cerré todas las redes ¿qué?

¿Ahora me extrañas?

Apuesto a que no te has dado cuenta de que dejé de hablarte

y que si te has dado cuenta, que no te importa.

A veces es muy difícil de explicar, pero más difícil de entender, como en ocasiones una persona es tu mundo entero o al menos una parte importante de tu mundo para no exagerar tanto y que a su vez, para esa persona no existes o apenas vales un poco, como una notificación molesta en el celular, como un correo que se va a la bandeja de los no deseados, pero que sabes que a lo mejor en un momento entrarás a borrarlo. No sé si esas comparaciones sean validas, pero así se sienten, con esa gente que quieres mucho y resultas ser para ellos molesto y tonto. No entiendo a mucha gente, a lo mejor por eso me sienta tan bien la soledad, al menos yo me alcanzo a tolerar.

¿Me pueden explicar?

Soneto solo


Sigue calando hondo la soledad,

la compañía se ha vuelto rara

y me aferro a esta terquedad,

golpeado por un insomnio que no para.

Vivo atesorando esta ingenuidad,

de que el amor un día me cegará,

pero me golpea la ridícula verdad,

al no poder ver milagros a la cara.

Yo no pedí ninguna vez crecer,

ser adulto me ha costado mucho,

me llena a diario de desaliento.

Esperaría un día entre nubes desaparecer,

porque ya no sé contra que lucho

y así en estar feliz en el firmamento.

Soneto triste


Este frío se ha convertido en mi sombra,

lo veo, lo siento, lo toco en las paredes,

ya no es mi alma la única que se asombra,

también lo percibo del dolor en las sienes.

Y es que mi corazón todo el día te nombra,

no puedo salir del influjo de tus redes,

me pondría a tus pies como alfombra,

esperando que un día lo entendieses.

Y me la paso por ti sumido en la tristeza,

aunque nunca te vayas a dar cuenta,

esperando como un tonto por tus palabras.

Mi corazón y mente por ti pierden la certeza,

por que me ignoras de la manera más cruenta,

y todas mis esperanzas acabas.

**La imagen no es mía, la tomé de Internet

Cansado


Es tan cansado ser yo mismo.

Ya me cansé de demasiadas cosas;

estoy cansado de estar solo,

estoy cansado de estar triste,

estoy cansado de estar desesperado,

estoy cansado de estar enojado,

estoy cansado de estar estresado,

estoy cansado de estar cansado.

¿Tengo un buen gesto? Anda, sé como los demás, ignóralo o malinterprétalo.

¿No te intereso? Vaya, que raro, ignórame o miénteme.

¿Soy muy insistente? ¿Ya te cansé a ti también?

La mala suerte me sigue de norte a sur, de este a oeste,

los habitantes de mi corazón solo están de paso,

el mundo da la espalda,

muchas veces es mejor no mirar eso que da pena.

Y lo peor es que además de todo esto,

estoy cansando de ser un tonto,

de no saber cuando tirar la toalla,

de tener que recogerme cuando ya estoy hecho mil pedazos cuando ya exploté de rabia o de pena

y nadie se detiene, el tiempo es muy corto para parar.

Así que seguiré,

seguiré cansado,

seguiré en la corriente,

que el destino marque la línea en el horizonte

y si va a seguir por el camino largo y terrorífico,

ojalá de menos sea un camino corto.