Temor a México


Escribir desde la rabia,

escribir desde la impotencia.

Llorar por que pasan estas cosas,

¿qué somos?

¿unas bestias?

¿En qué se ha convertido este país?

¿Por qué las autoridades no hacen nada?

Estamos cansados,

estamos asustados,

estamos tristes,

estamos solos

y si este país sigue ese rumbo,

pronto estaremos muertos.

No lo deseo,

lo temo.

Anuncios

Soñar despierto


Soñar despierto es el oasis del que no se quiere escapar,

un reflejo,

una imagen,

un autoengaño premeditado.

Sueñas el beso,

la caricia,

la pasión.

Sueñas el mensaje,

la sonrisa,

el amor.

Y llega la realidad,

sin piedad,

envidiosa y sin conciencia

y te dice que no,

que no pasará.

Le ves en persona,

le quieres obviamente, le quieres,

pero no le puedes hablar,

te congela,

te aterra el rechazo,

te duele la incertidumbre,

te mata que hable de amor por alguien más,

alguien que no eres tú

y que probablemente nunca lo serás.

Llega el vacío,

llega el desconsuelo,

llega la soledad,

todos a tiempo,

todos presentes,

todos sin poderlos dejar atrás.

Y es un nuevo día

y te sacudes el dolor y la tristeza

y comienzas a soñar despierto,

no me traigan café esta tarde,

así estoy bien.

Difícil


Hoy me tomé una cucharada extra de tristeza,

una extra de desesperación,.

no sé que me pasó el día de hoy.

No sé como ser yo hoy,

no paro de pensar,

de llorar,

de estar nostálgico.

A la persona que quiero no le intereso para nada,

a la gente que quiero no les puedo decir quien soy,

tengo miedo,

miedo al rechazo,

todo es tan difícil y tan cansado,

¿Qué debo hacer?

En el trabajo acabo de empezar una guerra,

no va a terminar bien,

al menos no para mi,

va a ser muy desgastante,

necesito una luz,

una guía,

por un momento no quiero ser yo,

por un momento quisiera dormir y no pensar en nada más

y lo peor,

el sueño se ha ido,

vivo cansado,

vivo triste

y vivo desesperado.

Se lo que siento,

no se que hacer con esto.

Tan cansado


No saben lo difícil que es para algunos

¿Qué es lo difícil?

TODO.

Levantarse por la mañana,

respirar,

jalar aire y mandarlo a los pulmones,

caminar, bañarse,

nos faltan motivos,

no hay razones,

no hay un buenos días,

no hay buenas noches,

hay una adultez testaruda que nos lleva,

que nos obliga a seguir,

a ser algo,

a ser alguien.

Y es muy difícil ser ese alguien,

es muy difícil ser uno mismo

y es muy difícil seguir intentando ser alguien más,

peleando por ese falso rol que si será aceptado

y a pesar de todo,

no serlo,

no encajar de ningún maldito modo.

Es cansado soñar,

son cansados los dolores que nos trae la edad en la que sentimos que los sueños se nos fueron,

en que nos sabemos viejos para tantas cosas,

en que no podemos dejar de llorar.

Nos falta amor,

lo intentamos,

maldita sea,

Dios sabe que lo intentamos,

sin resultado,

sin suerte,

con dolor,

con cansancio.

Así es esta noche,

así lo son casi todas,

entre rayos de pequeñas esperanzas,

entre dolores de volver a vernos defraudados,

pero siempre en soledad.

No se puede separar esta ficción de la realidad del todo,

pero a veces solo queremos de una vez por todas no estar tan cansados.

Tristeza nocturna de marzo


No te quería extrañar tanto esta noche,

no te quiero extrañar tanto todos los días.

Yo quería verte,

otra vez no pudiste,

otra vez será, siempre será otra vez.

Y es que se que soy estúpido,

pero también ingenuo,

siempre buscando el amor errado,

la persona equivocada,

la que ya estaba ocupada,

la que nunca me podrá mirar.

Y me sigo equivocando,

cada paso que doy es errado

y la soledad y el dolor de la noche

¿Cómo podré aguantarlos?

Toda una vida de errores,

malas decisiones,

torpes giros de timón,

solo me queda la noche para llorar mientras escribo,

mientras las palabras descargan mi conciencia,

mientras espero que mañana sea diferente

y otro error sin calcular,

esperar,

que maldita es la esperanza,

que te dice que puede ser lo que nunca será,

mientras el corazón no sabe si aguantará una vez más.

Y saldré mañana con la sonrisa en la cara

o por error con una cara de molestia o enfado,

pero por dentro la angustia y la tristeza se apoderarán de mi una vez más,

como siempre lo ha sido

y como el destino parece que pintará el resto de mis días de pasos cansados,

espaldas corbadas

y lágrimas llenando las tazas del café.

P.


¿Qué hacer cuando dos mundos convergen en tu mente? ¿Dos realidades? Tu realidad, mi realidad más bien y la realidad de allá afuera, la de este mundo que me llena de rabia y de terror.

¿Por qué sigo sin entender? ¿Por qué no conozco ni ordeno mis prioridades? ¿Por qué tantas estupideces me siguen importando tanto?

Hoy encuentran a un chico muerto, una vida más que se extinguió sin oportunidad alguna, los medios haciendo lo suyo, las autoridades no haciendo nada. Se me parte el corazón con testimonios ¿y no hay un por qué? Nunca habrá un porqué.

Pasó con P., ustedes no lo conocen, no salió en las noticias. Era un chico bueno, precioso, lleno de vida. Un día un cobarde lo asesinó, nunca hubo una respuesta, las autoridades no encontraron razones, no encontraron quién lo hizo. P. fue uno de los pocos que me pidieran que le escribiera algo y lo hice acá en este blog viejito e inútil y también le escribí una despedida que nunca leyó, al menos no en esta vida. Van a ser 4 años, 4 años sin respuestas, con dolor.

Y ahora todo me lo recuerda, ahora que estoy en una encrucijada de mi vida y a lo mejor P. me pudiera haber ayudado un poco y no está aquí para hacerlo. Egoísta soy porque se lo arrebataron a tantas personas y lo recuerdo porque hoy me hace falta a mí.

La fragilidad de una vida, la poca importancia de una autoridad, la cobardía de un acto de asesinato.

No entiendo, no puedo entender, me lleno de lágrimas e impotencia. Como me gustaría que no hubiera pasado y me lleno de tristeza al entender que probablemente mañana me puede tocar a mí, a tí, a otro César, a otro P., a mi hermana, a alguien que tu amas profundamente y que una vez no pasará nada, una estadística, un montón de conclusiones idiotas, unos medios irresponsables, un dolor profundo.

En serio no dejen de despedirse con amor de todos estos días, podría ser la última vez.