Siempre caigo en los mismos errores…


…otra vez a tomar con extraños y a llorar por los mismos dolores”

Ese mi José Alfredo Jiménez era un visionario, siempre sabía que decir y que pasa con las personas tan estúpidas en esta vida, tan estúpidas como yo, que me ilusionaba con que el Sol me daría de nuevo en la cara, con que las nubes negras abandonarían hoy y para siempre el cielo y lo dejarían de un azul imposible de dejar de mirar.

¿Debería alejarme de la gente? No se que consigo estando pegado a ellos, a veces estoy alrededor de mil quinientas personas y me siento más solo que en el fondo de un acantilado. Las personas saben buscar en mi interior mis peores reacciones, mis más grandes miedos y mis más grandes debilidades, mis corajes más profundos y mis peores descontroles de ego, pero no sólo se conforman con dar con ellos, sino que me los restriegan en la cara, me ponen de rodillas y me obligan a humillarme de las maneras más inimaginables.

¿Qué es la gente? ¿Qué somos? ¿Para qué fuimos creados? Sólo somos un instrumento para hacer el mal sin mirar a quién, ahora estoy seguro del dicho que dice que no hay bien que por mal no venga, cada cosa buena en este mundo será remunerada, con las peores atrocidades, con los más horribles dolores y las más agudas tristezas.

Como odio a la gente, como me odio a mi mismo, un escalofrío recorre todo mi cuerpo, desde la piel hasta la espina dorsal, me quemo por dentro, esta furia contenida no puede durar mucho más dentro de mi, ¿a quién demonios mato para descargar mi coraje?

A la chingada, vayanse con respeto todos al demonio, maldita gente de doble cara que nunca puede cumplir una promesa, dejenme solo, sólo dejénme vivir solo, no necesito a nadie más, nadie que me dañe, a la puta chingada todo…

Anuncios

Autor: hectorimbo

Buena pregunta

2 comentarios en “Siempre caigo en los mismos errores…”

  1. Déjame tirarte una cuerda de sincera amistad a tu maelstrom de sentimientos de desesperación. He estado allí. Te deseo los menos sufrimientos posibles en el proceso de levantarte de donde estás mi estimado. Si no me aceptas la cuerda déjame entonces prestarte cierto libro que DEBES leer :p

  2. Me siento culpable de no haber ido a ese pub contigo, tengo que recompensarlo de algún modo jeje, que tal una charla de cantina (que no necesariamente implica alcohol, Héctor) entre todos nosotros, así sacamos odios por doquier, ¿les parece?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s