La memoria del tiempo


He oído que dicen que el tiempo cura las heridas, creo que todos ustedes lo han escuchado también, ¿Pero saben una cosa? Hay veces que simplemente no logra hacerlo, al contrario, las engrandece, como que se mete en ellas y hace que el agujero crezca y crezca hasta que la pequeña herida que parecía una cortada con una hoja de papel o el piquete de una grapa, se convierte en algo así como un cráter lunar dentro de tu cuerpo, algo así como un hoyo negro que lejos de arreglar y olvidar las cosas malas, comienza a tragarse las cosas buenas también, las cubre de polvo y al final miras hacía atrás, con esa extraña mirada reprobatoria y te preguntas ¿Por qué te adentraste ahí en un principio? ¿Qué me atrajo ahí? No lo sabes y no lo descifrarás jamás, tu memoria ha cambiado lo que pasó y ahora solo recuerdas una realidad totalmente diferente.

O quizás no.

Quizá en verdad el tiempo le pone un velo oscuro, un espejo en el que sólo puedes ver tu reflejo y no ves a través de él, entonces no te permite observar que pasó en esos acontecimientos que te hicieron molestar tanto y en el reflejo tonto de tu cara piensas de ti mismo que eres un absurdo, que no había necesidad de molestarte en primer lugar, que el asunto era tan insignificante que ni si quiera puedes recordarlo.

Pero ten cuidado, me ha pasado.

Las personas no cambian, ¿has escuchado eso de genio y figura hasta la sepultura? Es cierto.

En el segundo escenario te permites regresar a los escenarios y a los actores pasados y como olvidaste, te permites recrear escenas similares, que te parecen familiares y extrañas a la vez, tipo un Dèjá Vu, pero tu cerebro es tan pequeño que no te permite recordarlo con certeza, pues ya se ha encargado de borrarlo una vez.

Y un día con las defensas bajas, te sucede otra vez, la misma historia, el mismo error, la misma bala, el mismo ataque, con la misma premeditación, el mismo móvil, la misma historia, los mismos pretextos, la misma mierda para cortarle pronto y recuerdas que no fue la primera, sino la segunda vez que te ocurre y te siente aún más tonto, porque lo habías olvidado, no lo viste venir y te golpeo dos veces con la misma fuerza.

¿Qué hacer?

Amoldar el cerebro, algo así como ponerlo a ejercitar o escribirlo en piedra, simplemente no olvidarlo y habituarse al primer escenario, ser un ogro amargado, que no cae dos veces y que no es feliz, no sé. ¿Tal vez un punto medio? Algo así, pero que no te pase dos veces, por lo que más quieras, la segunda vez duele más porque clavan un clavo sobre otro que ya estaba ahí y que no lo recordabas y si no pudiste sacar el primero, ¿cómo le harás para sacar dos?

Anuncios

Autor: hectorimbo

Buena pregunta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s