Solo dudas


A veces solo necesito un poco de amor,

no mucho más,

un poco de amor,

un poco de eso que se siente que le importas a la gente,

que te hablan,

que te buscan,

que no te ofenden,

que no te dejan perderte en un mundo del que no hay vuelta atrás,

de los que te hacen sentir alguien,

no una sombra en un rincón.

Creo que es difícil pedir algo tan vago,

algo en lo que poco a poco vas perdiendo la fe,

algo que te come las entrañas de dudas,

dudas de que exista el amor,

dudas de que exista para ti,

quieres senitrlo, verlo y no consigues siquiera acercarte un poco,

pedir amor y dejar de creer en él al mismo tiempo,

te acerca a esa encrucijada de la vida en que no te queda más que caminar para no morir,

aunque no sabes si vale la pena vivir por algo más,

sabes que nada vale para nada,

que nada vale para ti,

que nadie te quiere dibujar una sonrisa

y solo la pones porque no tienes deseos de dar explicaciones,

porque no quieres ver falsos e hipócritas a los que puede parecer que les importa,

pero no es así.

Dudas del amor,

dudas de la fe,

dudas del ser humano,

dudas de esa persona especial,

dudas de la amistad,

dudas de la familia,

dudas de todo,

cuando no hay tierra firme,

¿qué me queda?

Anuncios

Autor: hectorimbo

Buena pregunta

4 comentarios en “Solo dudas”

  1. que queda? la intermitente pregunta de si estamos negados al amor o es solo k nuestra venda es tan densa k no podemos ver mas alla………….mientras tanto andamos el camino medio vivos, medio muertos sin saber exactamente la direccion.

  2. Irónico es que el ser humano más allá de las miles de dudas siempre se encuentra necesitado de ese amor, así de puro, así de ingenuo, así de real y la mitad de las veces por estarlo buscando, generalmente en el lugar equivocado, nos olvidamos de verlo en los lugares más pequeños, porque no importa de cuanta tiranía este cargado el mundo, siempre tendremos el amor… Cualquier día de estos puedes acercarte a un parque y ver como muy lejos de la realidad cruel algún padre avienta una pelota a su hijo para que por ese instante en el que esa simple bola se encuentra en los aires el pequeño entienda que no importa que tan feo esté el mundo allá afuera vale el esfuerzo cada sonrisa, solo por amor… Y la razón por la cual aun creemos en ese amor es porque ya lo conocimos alguna vez, en los brazos de una madre incondicional o en algún fortuito romance infantil, sabemos que existe… ¿Qué nos queda? Seguir buscando y mientras tanto pasearnos por las calles del recuerdo y sonreír por la certeza de que una vez más… lo volveremos a encontrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s