Crujidos


Las ideas estallan contra las paredes de mi cerebro,

no puedo dejar de pensar,

no pude dejar de pensar,

dos molinos de viento se enfrentaron todo el día en mi cabeza

y mi Quijote no hizo nada para detenerlos.

Ni el paracetamol,

ni nada detuvo la perfecta transformación de mi cuerpo en nada,

se me quemaron las entrañas

y ya no pude pensar.

Estoy en un estado de shock,

mis verdades se enfrentan a mis recuerdos,

el dolor recorre mi garganta,

como si hubiese tragado mil navajas,

el terremoto amenaza con tal magnitud

y parece que no quedarán ni escombros después.

Yo no lo quiero ver.

no lo quiero sentir,

no quiero saber nada,

me mata la vida,

más irónico no pudo ser.

Muriéndome yo,

he intentado salvar un mundo

y no puedo salvar el mio.

Al final del día,

después de sufrir tanto,

al menos tu voz estuvo ahí para reconfortarme,

el destino tuvo todo en sus manos para evitarlo,

pero esta vez no lo hizo.

Gracias.

Anuncios

Autor: hectorimbo

Buena pregunta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s