Blanco, blanco, negro.


Una hoja en blanco, una mente en blanco, un día en blanco. Blanco, blanco, negro.

Hay abismos que la gente no conoce y no se imagina. La única manera en que pudieran llegar a creerlos es que los atravesaran, pero el mundo, el destino, preparan abismos propios para cada alma que vaga en el mundo con rumbo o sin él.

No sé que quiero decir, no me se expresar, las letras corren por mis venas hacia el olvido de una página en blanco. Blanco, blanco, negro.

Negrura del amor comprado, negrura de un amor vacío, blancura de la soledad, la soledad es tal que el mundo está en blanco y yo aquí perdido, mirando.

La cabeza duele, los martillos la golpean hasta dejarla deforme y no lo consiguen, sigue ahí clavada a mi cuello, conectada al corazón por arterias llenas de sangre y oxígeno, por venas llenas de suciedad (¿o era al revés?). La anatomía no explica como me he quedado en blanco, un blanco, blanco, negro.

Hay una palabra para describirme a mi, hipócrita, con un dedo apunto lo que veo y no me gusta y lo que el mundo me dice que no me debe gustar, pero en la oscuridad donde la conciencia no cuenta, porque nadie lo ha de notar, lo hago todo, lo busco todo, lo compro todo, como el amor es comprado, como el espíritu que puedo comprar, como puedo comprar el sueño, siempre que esté al alcance de mis manos.

Errores en el mundo los hay, no sé si sea un error que yo sea un triste y enfermo solitario, se lo debería preguntar a este mundo vacío y blanco, blanco, negro.

Blanco, blanco, negro; no hay gris. El sabor asqueroso que recorre mi garganta me pregunta si valió la pena, no lo sé. Últimamente no se mucho de nada y no sé como enterarme, pero tampoco sé si me interesa saber, a veces es bueno el valor de la ignorancia.

Por mi hoy puede llover hasta que se acabe el mundo y que salga un arcoiris detrás de las nubes negras y se lleven de aquí este ser mio que solo sabe ser blanco, blanco, negro.

Anuncios

Autor: hectorimbo

Buena pregunta

Un comentario en “Blanco, blanco, negro.”

  1. El amor puede cambiar todo nuestro interior y nos hace mirar las cosas con otros ojos. si buscamos el amor, sobre todo el amor de Dios que nos ilumina con su luz a cada ser humano. El amor de Dios es incondicional para cada uno y nos ama más que nadie en el mundo. El amor de la persona que nos ama también nos ayuda a ver mejor las cosas. Las personas que nos aman disminuyen la soledad, la tristeza, la oscuridad en nuestra vida. Siempre hay una persona que nos ama sin importar cómo somos, sólo por amarnos sin condiciones sin nada a cambio, sólamente por existir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s