Pedazos


¿Quién prendió la calefacción?

Ahora me siento tan cerca del infierno que lo último que necesito es calor adicional.

Me duele el estómago,

me siento flojo, lejos, distante

y este avión tan ávido de aventura,

tan cercano a la turbulencia

y tan alejado de la puntualidad.

El vuelo pierde la cabeza y la estabilidad,

se dirige de cabeza y sin frenos a una tormenta

y los rayos no dejan de alumbrar el horizonte.

Si tan solo entendieras que debes de parar,

que la autodestrucción y el alcohol no son la solución,

que tu depresión no se marchará en soledad,

que ya no te creo los pretextos,

ni los robos,

ni las quejas,

ni las niñerías.

No necesito tus llamas satanás,

si no vas a hacerme caso por lo menos no me obligues a verte caer,

porque tengo corazón

y las lágrimas que pueda derramar son evitables,

así como tu desplome,

pero la advertencia está ahí,

no te obligo a escucharme,

pero por poco cariño que me puedas llegar a tener,

déjame dar un paso al costado,

que no quiero recoger tus pedazos cuando te estrelles en el suelo.

Anuncios

Autor: hectorimbo

Buena pregunta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s