Una oportunidad


En ocasiones quisiera decir, ya no.

Ya no voy a buscar.

Ya no voy a necesitar de alguien más.

Yo puedo, conmigo mismo, no necesito más.

Y luego se que no es cierto,

que ya me cansé de no encontrar lugar donde recostar mi hombro,

que no haya quién me reconforte por las noches,

que no me abracen hasta perder la razón.

Y luego llegan las culpas,

es porque soy feo, porque soy idiota, porque estoy mal,

porque no sé nada, porque no valgo la pena.

Y vaya, quiero creer que no es verdad,

pero ¿por qué sigo solo?

Si, soy raro.

Pero no, no soy tan malo.

Nada más no me han dado la oportunidad.

Anuncios