Aún no te puedo llamar cariño


Aún no te puedo llamar cariño,

no quiero parecer tan ingenuo, tan necesitado, tan yo,

pero ya extraño tus brazos rodeándome,

y tu cintura entre los míos;

ya extraño tus labios urgentes,

que me beses con los ojos cerrados,

que yo mantenga los míos abiertos para ver tu expresión,

tu deseo, tus dudas.

Tienes un olor distinto,

pero ya me llama por las noches

y te lo juro que extraño verte temblar,

en esa rara combinación entre nervios y urgencia,

que después de un rato mi voz y mis abrazos terminan por calmar.

No pretendo llamarte cariño pronto,

mis dudas y mis pasados me atormentan,

todas las veces que nacieron las esperanzas y las mató el dolor,

las mató el olvido,

esos fantasmas aún no se han ido,

ni el fantasma de las diferencias,

la edad no debería ser un problema,

pero lo es,

los objetivos son distintos,

pero hay algo que me mueve a seguir,

pues creo ver una llama encendida,

habrá que ver cuanto tiempo la podremos mantener así,

por los pleitos entre la pasión y la conciencia,

de la novedad contra la costumbre,

de tu juventud y mi resistencia.

Habrá que ver mil cosas,

pero por hoy,

al menos por hoy,

creo que seguiré adelante.

Anuncios