Un lugar mejor


La noche de un domingo,

ese enemigo mortal para los solitarios,

precede al lunes, a la rutina,

a ese seguir funcionando como máquina,

con la idea difusa de hacer algo,

de vivir algo,

de vivir en un error,

porque esa clase de vida sin propósito,

es más bien seguir la corriente,

respirar, comer, dormir,

como robot,

como zombie,

no vivir, en si solo no morir.

Me han dicho que necesito algo más,

se que si,

pero ¿dónde está?

¿en dónde se forma uno para encontrar significado, vida, destino, realidad?

Falta amor,

aunque parezca negado, vetado, inalcanzable,

falta todo,

a veces, incluso me falto yo.

Pero hay que seguir,

tal vez no mañana,

pero antes de perecer,

encontrar una puerta para un lugar mejor.

Anuncios

¿Si tan solo por una vez no fuera así?


Que triste es estirar la mano buscando cariño y que no haya nadie al otro extremo,

que triste es vivir de decepciones,

engaños,

soledades.

¿Y qué hago?

¿Me quedo solo para el resto de la eternidad?

¿O sigo buscando sin encontar,

llorando rechazos,

lamiendo heridas?

Cada día todo es más difícil,

cada día estoy más cansado y solo,

¿Si tan solo por una vez no fuera así?

Me dormiré con lágrimas en los ojos,

me dormiré en soledad,

tal vez mañana si,

aunque lo más probable es que no.

Mío


Soñar despierto para paliar el insomnio,

cada trazo de piel,

cada músculo,

todo en la memoria,

como la reproducción de la foto, del vídeo

y en la mente todo se vuelve tan real.

La pasión,

el deseo,

al menos en ese recóndito mundo imaginario son reales,

aunque no te pueda tocar,

aunque no me contestes,

en mi mente,

eres mío.

Desvaríos nocturnos del 28 de Junio del 2018


Había una canción que decía

que no habría más noches solitarias,

al menos para mi no era,

pues esas noches, es el único tipo de noches que he tenido de por vida.

Dormir solo puede ser cómodo,

si gustas de vivir engañado,

pues es bastante pesado para el corazón,

un corazón lleno de lágrimas,

lleno de vacío,

lleno de pesar.

Querer al parecer no es suficiente,

el corazón no es suficiente

y vuelvo a darme golpes en la pared,

lanzar alaridos en medio del desierto

porque me vuelve a martillar la misma idea,

que yo soy el que nunca es suficiente,

que la soledad es lo que merezco

y que el día de mi muerte será como uno más.

¿Y si mañana desaparezco de esos lugares vacíos donde la gente dice conocerme, alguien me irá a extrañar?

Quisiera decir que sí,

pero la respuesta es que no lo sé.

No debería estarme martillando a estas horas con esta clase de preguntas,

pero para variar no puedo dormir,

la soledad es fría y tonta

y quita el sueño.

No me digan que no se lo que es la soledad,

no conozco nada más.

Instrucciones de uso


Cuando se nos ocurra,

ya sea por bondad, amor o estupidez,

eso de andar compartiendo el corazón,

tenemos que ser un poquito más cuidadosos.

Les recomiendo compartirlo con las instrucciones de uso,

cada cuando hay que regarlo y sacarlo a pasear,

cuando acicalarlo y cuando ilusionarlo,

como manejarlo

y que es un objeto no diseñado para jugar con él.

También es bueno ofrecerlo con las políticas de devolución,

porque no necesariamente es para siempre,

una de las políticas más importante es no regresarlo abollado o maltratado,

de preferencia regresarlo en una pieza,

porque pasa que nos lo regresan hecho pedazos y uno que otro se desvalaga por ahí

y al volver a armarlo,

ya sabrán,

incompleto no queda igual.

Si tienen dudas de a quién se lo van a dar,

favor de darles un curso de inducción

y si no lo aprueban,

otra vez será.

(Ojalá fuera tan fácil)

¿Mañana saldrá el Sol?


Más valía haberme rendido,

mi corazón se volvió a romper

y de la manera más estúpida posible,

por alguien que nunca me quiso,

por un amor que había muerto antes de nacer.

Me miento a cada día pensando

“ya pasó,

no fue nada,

estás bien”

Soy un idiota.

Sigue doliendo.

Sigo espiándole en la red social.

¿Cómo parar?

Me imagine muchas cosas a su lado

y aún le sigo llorando.

Lo borré de todos los sitios en que lo había agregado,

pregunto si lo habrá notado,

lo dudo mucho.

Probablemente notó que le he dejado de hablar,

pero eso ha de haber sido un alivio,

no un penar.

Doy pena,

me doy pena,

tanto para tampoco,

idealizar de más,

caer de bruces,

morir un poco.

Se que va a pasar,

siempre pasa,

pero duele mucho,

la sensatez aún no me acompaña del todo,

aún no encuentro la salida

y volví a pensar que a lo mejor el amor no es para todos,

al menos no para mí

y a la vez pienso que es injusto,

como dice una canción,

nadie debería haber vivido y nunca haber amado.

Y ahora me voy con una canción,

con una lágrima,

con una pena,

ojalá mañana salga el Sol.