Perderme en tus ojos


Me perdería en esos ojos,

profundos, negros,

cómo galaxias extrañas.

Me perdería en tu iris,

en tu cornea,

en tus pestañas.

Me perdería en cada detalle,

cuando el sol los ilumina,

cuando algo se refleja en ellos.

Me perdería felizmente en esos ojos,

lo haría de buena fe,

si alguna vez me voltearas a ver.

Anuncios

El primero


Sentado,

tranquilo,

solo.

Otro fin de semana sin nada que recordar de verdad,

los libros y las canciones mi única compañía,

hay quién habla a la distancia,

sin compromiso,

sin interés real,

solo buscando aquí y allá,

a lo mejor solo busca quitarse el tedio de la cotidianidad con una charla sin importancia,

como una pluma movida por el aire,

como perdiendo el peso sin moverse de lugar, de condición.

Para mi  estas cosas ya no valen,

me he cansado de esperar,

si hace falta alguien,

demonios, claro que hace falta,

pero si no hay nadie interesado ¿qué se le puede hacer?

¿Llorar? ¿Más? ¿De nuevo? 

Como si alguna vez haya servido para algo,

no, ya no,

esperar ya no es una opción,

mejor no esperar nada y si llega, que llegue

y si no, nada pasará,

que yo sepa, nunca murió nadie por falta de amor

y no voy a ser yo el primero.

No eres tú


Creo que no puedo estar más confundido,

¿por qué me hablas y me buscas?

he sido bueno contigo lo se,

pero lo nuestro no puede ser,

tu ya tienes algo

y yo no puedo ser tan estúpido,

no debo, no puedo creer que cambies,

que tus convicciones sean otras,

que vayas a cambiar de parecer,

si lo haces por mi, tal vez en un futuro lo harás conmigo,

pero es lo que percibo,

soy estúpido,

la clara necesidad que tengo de cariño me hace sentir que cualquier persona amable conmigo es un potencial candidato a mi corazón

y ahora me da miedo preguntar,

me da miedo creer,

me da miedo pensar en intenciones,

porque si resulta que está todo en mi cabeza una vez más,

el que se va a dañar es este tonto corazón,

así que lo mejor es ponerle sus protecciones de nuevo

y olvidar esta ternura,

hasta que llegue alguien de verdad

y solo Dios sabe cuando eso habrá de pasar.

Pero una cosa si sé,

no eres tú.

Insensato


Hoy no supe nada de ti

y sinceramente ni quise saber,

se que te amo, pues mi corazón me lo ha dicho,

pero como tantos que pasaron por mi puerta,

eres otro amor prohibido,

otro amor tomado,

otro amor al que llegué tarde.

Aún no entiendo como siempre sigo ese patrón,

lo que no es para mi es lo que he de querer,

lo que no se puede tener es lo que muero por tener,

creo que moriré de insensatez antes de desamor.

Y mañana me levantaré con esta resaca de amor

y querré seguir en mis errores,

nada me puede ayudar aunque quiera,

cuando uno nace para estar equivocado,

es demasiada sensatez corregir mis pasos

y soy un insensato.

Otra noche, como todas las demás


No puedo evitar ser así,

siento todo,

el corazón le gana las partidas al cerebro,

no razono,

funciono a pura espontaneidad,

con arranques y locuras.

Te quería tanto y ahora te borré de mi vida,

aún así no te puedo olvidar,

borré esa foto tuya

y la extraño,

pero le dijiste algo a alguien más

y me dolió,

¡soy un idiota!

Si nunca te interesé David,

ni como amigo.

Otra noche en soledad,

otra noche de viejo matándose de arrepentimientos,

otra noche, como todas las demás.

Por ahora


Lo que no te da vida hay soltarlo,

hay que dejarlo ir.

Cambiar la convivencia y planes imposibles

por las historias fantásticas de algún escritor parece lo más sensato,

pues leer me deja correr,

sumergirme y perderme en mundos de alguien más que comparte con uno,

probablemente con locura y egoísmo,

pero es mejor perderse en esos laberintos,

distraerse un poco del mundo real en el que no me sale bien nada,

donde relacionarme ha resultado imposible

y donde cada vez me pierdo un poco más.

Las tristezas entre letras se diluyen

y si la imaginación subsiste,

probablemente no necesite nada más,

por ahora.

probablemente me tenga que acostumbrar


Un grito,

un silencio,

una espera,

una larga y casi eterna espera,

una soledad,

la oscuridad,

el desvelo,

el insomnio,

el dolor y el miedo.

la noche,

La Soledad,

todos estos malos elementos,

todos estos abyectos compañeros

me siguen como mi propia sombra,

no me gustan,

nunca lo han hecho,

pero es lo que hay,

probablemente me tenga que acostumbrar.