Invisible


No puedo con la soledad,

no puedo vivir sin ser recordado,

no puedo dar un paso sabiendo que nadie piensa en mi,

no puedo respirar porque sé que nadie se acuerda de mi.

Platico con extraños por Internet,

porque que más da,

necesito que alguien se entere de que aun puedo respirar,

de que aun puedo ver,

de que puedo teclear,

de que no soy invisible.

Tengo ideas,

tengo sueños,

tengo memoria,

tengo gustos,

tengo pasiones,

lo que no tengo es alguien con quién compartirlas,

me siento desesperado,

atrapado,

triste,

Invisible.

¿Me puedes ver?

¿Me puedes oír?

Y aunque me veo en el espejo,

aunque veo el sol y veo la lluvia,

aunque hay contacto humano cotidiano,

cada día me creo más ese cuento,

de que soy invisible.

 

Anuncios

Hoy te tengo miedo Mundo


El mundo es ilógico,

sinceramente irreal,

aterrador y obscuro.

Hay veces que oyes el dolor,

hay veces que te lo cuentan

y hay muchas otras veces que lo lees,

pero nunca lo crees,

no lo crees cerca ni posible,

no para ti.

El mundo está mal,

duele,

mata,

quema,

está lleno de violencia injustificada,

de injusticia,

de justicia viciada,

de corrupción,

de preguntas sin respuestas

y de respuestas acompañadas de balas.

Este mundo se está yendo a la mierda,

es doloroso respirar la contaminación del mismo,

vivir cubriéndose de las balas,

evitando los robos

y escondiendo lo que eres para que nadie te haga nada,

porque si te pasa algo es porque seguramente te lo buscaste.

Hoy te tengo miedo Mundo.

 

El olvido


Hoy estoy aquí,

mañana ya no

y qué pasa si el plan de mi vida es estar siempre aquí,

no importa si escondido,

no importa si olvidado,

el olvido es natural en las personas que no viajamos en mentes y corazones,

que no compramos los boletos de avión para la vida de los demás.

El olvido es inherente a la soledad y a la locura,

este olvido inversamente proporcional de la cantidad de mensajes y señales que mandamos y no son contestadas.

Este olvido tan conocido y tan odiado y a la vez tan intimo,

porque solo el olvido nos conoce,

solo el olvido está

y no se marcha.

El olvido duele, es verdad,

pero cuando es lo único que hay, a veces vale la pena darle un saludo, un abrazo y si se puede un beso en la oscuridad.

¿Para qué?


En ocasiones es solo el tacto,

no vale la pena el contacto lejano,

la continuidad,

solo el momento,

solo la piel,

solo el sudor,

solo el movimiento,

solo el corazón acelerado.

¿Qué más da si fue pagado?

¿Para qué sirve la plata si no para comprar necesidades que el mundo no está dispuesto a satisfacerte porque eres demasiado estúpido o demasiado cobarde?

¿Para qué?

 

Pertenecer a la nada


Ilusión de la necesidad,

soledad de la sociedad,

ansiedad de la vida,

ilusiones creadas por mi y para mi.

Cuido de mis desvelos cuando las noches me golpean la cabeza,

a veces es el sueño el que no me permite avanzar,

a veces es la terquedad la que me hace seguir aquí,

sea lo que sea siguen como oasis en el desierto,

ilusiones,

vidas, momentos, espacios, personajes que mi vida crea para seguir adelante, para no parar aunque debiera, para no dar un salto al abismo dado que el miedo es más fuerte, siempre es más fuerte.

Frustración de la nada,

nacido así,

sin futuro alentador,

creado para cenar solo los sábados por la noche,

creado para pagar el sexo si es que lo quiero tener,

creado para estar en medio de la soledad de un bosque y sentir que este es al único lugar al que realmente siento pertenecer.

Pertenezco a la nada.

No hay ventajas en ser el viento


¿Has sentido lo que siente el viento?

¿Ser parte, pertenecer a un lugar y tiempo específicos y aún así que nadie absolutamente te vea, que nadie se acuerde de ti?

A veces te recuerdan como al viento, que cuando hace calor le extrañan, así te necesitan, cuando les eres útil, cuando les faltas por algo.

De ahí en más flotas con las corrientes, no te ves, a veces te escuchas, rara vez te agradecen, otras veces te culpan.

Se siente de mierda, estar encerrado en una esquina del mundo, sin oportunidades de nada, sin planes de nada, sin que nadie se acuerde de ti, sin que nadie te extrañe, sin que a nadie le hagas falta.

No hay ventajas en ser el viento, no hay ventajas en ser invisible…