30 años


Lejos es una distancia segura.

Nunca es el mejor de los tiempos.

Volver una posibilidad remota.

Insomnio una forma de vida.

Con los ojos ardiendo

y los pies doliendo,

con las rodillas tronando

y la cabeza explotando.

A dormir se ha dicho,

que no hay cuerpo que aguante este desamor de 30 años.

Anuncios

Fugacidad


Mis ojos no se abren por completo,

hay algo en su realidad que ya no les deja ver,

no son ojeras,

no es el suficiente cansancio,

es la dosis de que las cosas no han salido como las planeaste.

Ya son 30 años,

¿Quién diría que llegaría hasta aquí?

Viviendo de engaños

y muriendo en cada desengaño,

solo falsedades al abrir cada puerta,

solo relojería suiza hecha en China.

Me pedí olvidarlo

¿Pero si me quedan 30 años más de vida,

cómo hacerle para seguir si olvido y no aprendo?

No sé en que momento se me fue este tiempo

y aunque a la vez el dolor parece eterno,

la fugacidad de todo,

incluso de los sentimientos,

son la clave de mi vida.

Tal vez mañana baje un poco el ritmo y el tiempo no me tenga contra la pared.

Comenzar a vivir


Jamás recuperaremos ni los segundos y aunque los consideremos insignificantes, al final imploraremos por un segundo más.

La vida nos pasa y nosotros la desperdiciamos con 5 minutos más pegados al celular, con 5 minutos más de peleas innecesarias, con 5 minutos más de vídeos de YouTube.

Y así es el tren de la vida, en un momento te tocará verte al espejo y preguntar “¿Cómo llegué hasta aquí? ¿En qué momento paso todo esto?” Y aunque sabemos que tenemos la respuesta y sabemos que pudimos cambiar de camino, la verdad es que no lo hicimos y que ya no es momento de volver atrás, porque nada nos devolverá ese tiempo, ni una oración, ni el Dios más poderoso, ni el deseo más encarnado, ni la magia más blanca, ni si quiera la más negra.

Y seguimos dando vuelta a las páginas y nos falta tiempo para detenernos a pensar, aún sabiendo todo el que hemos desperdiciado, seguimos haciéndolo, la negligencia ya nos corre por las venas y no nos detenemos a decir “ahora sí, en este instante y momento, voy a comenzar a vivir”.

Por piedad, hazme este favor, y hazlo para ti mismo, sal a la calle y respira y prométete con todo tu corazón que de hoy en adelante no desperdiciarás el tiempo y comenzarás a vivir. Hoy.