¿Yo qué puedo dar?


Dar es algo cercano a un don. Dar puede llenarnos de alegría o de tristeza. Presentar regalos nos acerca a las personas, demuestra estima, cariño, amor y cosas muy cercanas a la bondad.

Ayer me regalaron unas verdaderas obras de arte, los CD’s “Ten” (Pearl Jam) y “Rubber Soul” (The Beatles), entre otros CD’s pero, esos dos en especial me han hecho recordar grandes cosas y sentirme muy feliz.

Por eso pienso, lo mucho que nos cuesta regalar cosas, pero en especial amor, sonrisas, caricias, abrazos, cosas comunes y corrientes que no cuestan nada y que nos cuesta muchisimo ofrecer. Es increíble que haya miles de personas en la calle y en sus casas a las que nadie les da una señal de apoyo, una sonrisa, un abrazo un beso. Hay gente que se ve que arrastra grandes pesos y una sola sonrisa, sólo eso una sonrisa, puede hacerlos dichosos aunque sea por unos minutos.

Asi que te lo pido y te invito, si hoy sales a la calle, regalale una sonrisa, puedes hacerle mejor su mundo.

Anuncios

Como duele perder, como es increiblemente satisfactorio ganar.


Jueves de boliche, jueves de diversión para mis amigos y para mi, jueves no tan cobarde, si no más bien interesante, un jueves para soltar la bola y tumbar pinos, un jueves en el que por lo general perdemos y no nos importa, pero si ganamos festejamos como si hubieramos quedado campeones de la liga.

Este día me lleva a esa reflexión, ¿qué y cuánto vale ganar o perder? Para muchas cosas yo odio perder, me enojo, estallo en furia porque se que no debo ceder en las pocas cosas en las que soy bueno. Pero ganar, es un sentimiento raro, hay días en que debí ganar algo y no lo hize, hay días que lo único que esperaba ganar un agradecimiento y regresar arrastrando mi cobija a mi casa, caso contrario he ganado a gente que tenía más oportunidades y más deseos de ganar que yo.

Hay veces que ganamos cosas que no valen la pena y hay veces que perdemos cosas muy importantes. Hay veces en que tontamente nos molestamos por perder en una situación en la que no había posibilidad de ganar.

La vida es una competencia diaria, en la casa, en la escuela, en la calle, en el auto, en el trabajo, en el supermercado, en el tianguis, en todos lados queremos ganar algo, respeto, status, dinero, pero como una frase que leí el día de hoy en esas hojas que se desprenden de los calendarios, las personas que más trabajan algo o más se confian de conseguir algo, son las que más se equivocan, más problemas tienen y más pierden.

Asi que si tu también ves la vida como una eterna competencia, piensa antes de actuar, cuestiónate. ¿Vale la pena luchar por alcanzar, ganar algo? ¿Qué es lo que realmente gano o pierdo en tal o cual competencia o situación? No hay que ser neanderthales y pensar en ganar por ganar a costa de todo, siempre hay que ver que vale la pena.

Y sin embargo, que bien sabe ganar.

Rock & Roll is death


Hola amables lectores, el día de hoy o más bien practicamente ayer fui a un toquin, la banda se llama Austero y es de un compa llamado Betocles. El toquin fue bueno en términos generales, sus riffs de guitarra y sus cierres de canciones son bastante buenos. Eso me lleva a escribir sobre uno de los géneros musicales más proliferos de la historia, el ROCK.

Esta música es bastante variada, pero cuando sus interpretes en verdad están comprometidos con la música, con el género en vez de con el dinero, las mezclas de guitarras, bajos, baterias y en ocaciones teclados es más que explosiva es increiblemente magistral.

Los mensajes son muy variados, de la vida, de la música, de las derrotas, de la historia, de la gente, del amor y el desamor, del sexo y muchas veces de las mujeres.

Todos los sentimientos pueden ser reflejados, la venganza, el odio, la tristeza, la alegría, la ira, la felicidad, el amor, la depresión, la ansiedad, son emociones que van unidas al sistema musical, que unas cuerdas pueden lanzar al viento y penetrar los más sútiles oidos hasta llegar a una parte del cerebro que analiza la canción y le arranca a los amantes de este género, desde una sonrisa, una carcajada, una lágrima, un grito de alivio o de dolor, pero siempre una canción te servirá para explicar las gracias o desgracias de la vida.

El grunge, el metal, el punk, el rock clásico, el alternativo, el electrónico y todas las mezclas que han pasado por mentes, voces e instrumentos de ídolos como Jim Morrison (The doors); Harrison, Lennon y McCartney (The Beatles); Perry y Tyler (Aerosmith); Jagger y Richards (The Rolling Stones); Plant y Page (Led Zeppelin); Jimi Hendrix, Bob Dylan; Cobain (Nirvana); Waters, Gilmour, Barret (Pink Floyd); Vedder (Pearl Jam) y otros miles de excelentes músicos han hecho de este género uno de los más bellos y más grandes de la historia, un movimiento un estilo de vida, un poder, algo imposible de sacar de la mente.

Simplemente Rock.

La Guerra


Si un presidente se viera envuelto en un combate, una batalla, el ver morir gente o peor que eso que estas personas, hermanos, amigos, compañeros, mueran en tus brazos, nunca habría una guerra. Los congresistas que aprueban las guerras nunca han estado ni estarán en una situación similar, todo lo ven desde esferas de poder.

Hoy vi una película, en donde nos presentan la guerra desde un punto de vista muy distinto del que la vemos en la tele, en los periódicos. Los soldados, generales, hombres en batalla, tienen familias, tienen sueños, luchan por algo que esperan, que saben muchas veces que nunca llegarán a ver o a vivir. Estos soldados mueren con dolor, con desesperación, con tristeza y soledad. Estos hombres mueren un poco cada vez que matan a alguién, espero nunca tener la necesidad de matar a alguién, dicen que lo que sientes después de hacerlo es tan malo que te puede volver loco.

Aunque las películas están llenas de ficción, reflejan muchas realidades, no todo es dar balazos y ser inmunes a los de los enemigos; un error no te cuesta tu trabajo o reprobar, te cuesta la vida.

Yo respeto a mucha de esa gente que inútilmente va a las batallas a proteger a su país, odio a muchas de esas personas que sólo buscan poder y beneficios.

¿Alguién me puede decir que hay de bueno en una guerra?

Mon ami La Lune


Hoy estuve platicando con la Luna, nuestra conversación fue muy amena, como siempre lo ha sido y me ha llenado de recuerdos que les pienso platicar.

La Luna y yo hemos pasado noches enteras platicando, ella sobre la gravedad, yo sobre el rock; ella sobre las estrellas en el espacio y yo sobre la de las películas; ella sobre su miedo a los meteoritos, mientras le digo que yo le temo a la soledad.

Es una gran amiga mia, me ayuda en algunas cosas pero al mismo tiempo le gusta jugarme bromas pesadas. Recuerdo muy bien cuando le dije que como le hacía para tener barba y bigote, yo quería ser ya un hombre grande, la muy graciosa me ofreció ayuda, me convirtió en hombre lobo, lo mejor es que estaba en vacaciones y no tuve que ir a la escuela, mi mamá por otra parte casi enloqueció. En otra ocación estabamos platicando en la playa, yo le decía que el mar ese día había sido muy tranquilo, rozando la aburrición, ella con eso de su influencia sobre las mareas, se ofreció a agregarle diversión a mi estadia en la playa; al siguiente día me revolcaron no menos de 5 olas. En una ocación yo le dije que de día no la podía ver y eso me ponía triste, por lo que salió y hubo un eclipse. Uno de los recuerdos más memorables fue cuando le dije que porque siempre era del mismo color, me dijo que no era cierto y se tornó roja, eso me asombró en realidad y le fui a contar a mis amigos.

Nuestras charlas nos han servido de diversión y de compañia. Una vez engañamos a unos niños diciendoles que ella si era de queso y que había un conejo gigante viviendo en ella, nos lo creyeron todo, yo me reí tanto que casi me orinaba.

Recuerdo que una vez salí a buscarla y no estaba, según eso era Luna Nueva, cuando volvió unos días después parecía tímida salía sólo un poco, pero cuando se puso grandota le reclamé, porque no estaba siempre que la necesitaba, ella se defendió diciéndome que no podía estar ahi siempre para mi, que había miles de gentes que debían de verla. Yo en seguida la noté rara me di cuenta que era culpa del Sol que se ausentara tanto tiempo. El Sol es un abusivo, cuando se esconde, muchos animales se tienen que ir a dormir y hay otros que no pueden salir hasta que él se va; calienta mucho en primavera, pero en invierno sale con todo su esplendor en las mañanas pero no nos quita el frío; cuando voy a la playa me quema hasta que quedo café y cuando voy manejando no me deja ver. El Sol es un malvado pero tenemos que aguantarlo en parte nos ayuda con eso de la vida.

La Luna es maravillosa, tiene un brillo mágico. Cuando muera, quiero que sea de noche para que sea la Luna la que me lleve con ella al cielo.

Una mente vacía…


Hay días como hoy en que de plano estamos en blanco, nuestra cabeza ya no se lleva también con nosotros, nos deja atrás volando en busca de algo que valga realmente la pena para ella mientras nosotros nos quedamos más que estancados, pérdidos.

Muchas veces nos encontramos lapsos en que parece que tu cuerpo se divide realmente en mente, cuerpo y alma, que tu alma se dedica a pensar en chingar bien sin mirar a quien, tu cuerpo obedece a las leyes de la hiperactividad o de la extrema flojera, mientras al mismo tiempo la mente se desconecta de la realidad y empiezas a divagar, sin necesidad de una droga; si en ese momento realmente necesitas concentrarte, creo que tendrás que darte por vencido, no lo vas a lograr, estas perdido, ya que la mente no obedece más que sus propias órdenes de vigilar con cuidado el vuelo de las moscas, de observar detenidamente un foco para descubrir como es que sale la luz del alambre enroscado del centro, además la mente se ocupa en descifrar el misterio de porque los cangrejos caminan al revés y porque la luna no es de queso si eso parece.

La mente es engañosa, porque nos traiciona en momentos tan cruciales como en un examen, en una entrevista de trabajo, en una presentación en la escuela o el trabajo, en una conversación con la chica de tus sueños. La mente se pone caprichosa y para en el instante en que decide que no vale la pena esforzarse ni pensar más, que está muy cansada y que a veces en donde deberíamos tener nuestro cerebro sólo hay un gran agujero negro.

Hoy mi mente me duele y está vacía, algún día escribiré algo que valga la pena.

Remembranzas


Hola a todo el mundo que algún día se interesará en leer lo que escribo, el día de hoy o más bien ayer me encontré con una parte maravillosa de mi pasado, mi amigo de toda la vida y ex-vecino Josúe, además de con mis también ex-vecinas Patsy y Lizet.

Tuve un día en verdad increíble, recordando cosas, poniéndonos al día y sobre todo bromeando y viendo lo mucho o poco que hemos cambiado. En el transcurso de la amena tarde y noche descubrí que después de tantos años mi amigo y yo seguimos coincidiendo y que pueden pasar muchos más y lo seguiremos haciendo.

Este encuentro me sirve como pauta para escribir algunas cosas de lo que se siente y como se añora el pasado.

El pasado hagamos lo que hagamos y digamos lo que digamos, nos hayamos encontrado en situaciones duras o menos confortables de las que atravesamos en estos momentos, contra todo pronóstico, el pasado siempre es mejor que la actualidad, siempre nos sentimos contrariados de como han cambiado las cosas y exigimos una explicación de porque lo hicieron, si siempre estaban tan bien.

Al reencontrarte con una parte vital de tu pasado, sientes como el tiempo, enemigo de todo, ha pasado tan rápido y no te ha dejado disfrutar de la vida; pero al mismo tiempo el ver tu pasado a los ojos te hace robarle minutos valiosos al tiempo, a veces horas y sientes que has ganado pequeñas batallas a un enemigo invencible.

El encontrar personas y piezas clave de tu pasado quebramos mitos, tabúes y te cambia, porque ves todas esas cosas que te han hecho ser quien eres en la actualidad y te motiva a ver al futuro, a lo mejor un futuro más hermano y congruente con el pasado, aunque esto suele quedar en una promesa, como dos caminos que nunca se han de cruzar.

El amor al pasado, a los tiempos felices, esos de antes como los que ya no hay, a veces te hacen abrazarte a ideales perdidos, a esperanzas que se esfumaron entre polvo y viento, pero muchas veces ese amor puede ser una contraparte que te lleve al odio del presente y del futuro, de las preocupaciones y amarguras por las que atraviesas hoy en día y que nunca te pasaron antes.

Los tiempos pasados, llenos de sonrisas, de la infancia dejada atrás, de fijaciones y amores a lugares, personas, cosas, esos grandes tiempos que pasaron y no volveran, nos deberían llevar a vivir con más alegría y más esfuerzo nuestro presente, porque eventualmente se convertirá en un recuerdo, en un pasado, en las memorias e historias que quedarán atrás y que un día volverán a nuestra mente acompañadas de una sonrisa en nuestra cara.

Hoy festejo el pasado, algún día festejaré el presente o el futuro, no estoy seguro, hoy tengo remembranzas, memorias, recuerdos, sueños de los pasos que he dado, de mi rodar en la vida.

Pasado, muchas gracias.