Paranoid


Quisiera decirles que les voy a hablar de Black Sabbath y sus excelentes rolas, o probablemente de aquella canción interesante de Radiohead, no se si han escuchado Paranoid Android, pero no, hoy no les hablaré de eso, aun si al igual que yo consideren que esos temas son mil veces más interesantes que el descubrimiento de un nuevo transtorno mental que agregar a mi lista.

Ultimamente la paranoia se está apoderando de mi vida, si definimos a la paranoia como un delirio autorreferente, es decir un delirio que me atañe a mi y únicamente a mi, aunque a veces causado por otras personas.

Si recuerdan ahora camino, troto, corro o hago algo parecido a ejercicio, ahi es cuando los sintomas se presentan de una manera muy interesante, dado que todo el tiempo estoy volteando atrás, a un lado, al otro, arriba, abajo, esperando que algo aparezca, que de repente un carro que no haya visto este encima de mi y me quiera arrollar, que una persona extraña salga a mis espaldas con una navaja y me quiera hacer agujeritos o que un perro rabioso se de la tarea de perseguirme y transmitirme su virus. Lo más curioso es cuando volteo hacia arriba o abajo, ¿qué espero? aun no lo se, podría ser que me caiga un avión o un helicóptero en su defecto, aunque una nave espacial no sería tan mala idea, probablemente sólo espero que un pajaro pueda hacer sus necesidades sobre mi o que se vuelva loco como en esa película de Alfred Hitchcock y me quiera sacar los ojos, aun todas esas cosas son viables, pero al voltear abajo, no se que espero que aparezca, probablemente un cienpiés asesino o un animal extraño que salga como de la nada entre los ladrillos y me arrastre hacia su inframundo. Y esto es sólo cuando voy por la calle haciendo ejercicio.

Cuando voy manejando y cantando en mi carro, me pasa lo mismo, siento que todos los carros son manejados por mafiosos, sicarios o secuestradores, que en una de esas van a soltar una ráfaga con una cuerno de chivo y que ahi sería el fin de mi historia. Recuerdo tristemente una vez que desde muy lejos un carro venía detrás del mio, que dio todas las vueltas en los mismos lugares que yo, que hacía incluso las mismas maniobras y cuando más sentía que me llevaba la fregada tuve el gran alivio de descubrir que si seguía mi rumbo era porque era mi vecino, pero eso sólo me hace preocuparme aún más.

En la escuela es donde me siento un poco más normal y tranquilo, pero aun así de repente siento que todo el mundo conspira contra mi, de repente llego y creo que la gente se aleja para hacer un complot maligno y que un día de estos me meterán el pie en la escalera para que ruede sin control o que cuando me recargue en un bandaral del tercer piso se tomarán la libertad de darme un pequeño empujón para que tome la vía más corta hasta el suelo. Lo menos que se me ocurre viendo a la gente hablar a mis espaldas y hacer señas es que hablan sobre mis locuras, mi mal genio, mi pérdida de personalidad o algún otro extraño suceso que siento que me debería importar pero por más que use mi cadena de espías nunca me enteraré de lo hablan.

Ya ni siquiera aqui me siento tranquilo, en mi vacío mundo del internet, siento que han hackeado todas las cuentas de mis allegados y que sólo desean sacarme información y usarla en contra mía en algo peor que una corte penal, reviso mis e-mails y mis espacios de internet cada vez más seguido porque espero encontrar amenazas de muerte, cosas extrañas como las que pasan cuando vez esa película que salía en la película del Aro, ya no se porque espero que todas esas locuras me pasen.

No tengo ninguna idea exacta de porque se me ha presentado esta situación, sólo se que quiero que cambie ya, se que necesito un psiquiatra, pero ¿no me podrían dar remedios caseros o el teléfono de un buen homeopata? Ciudadanos del mundo entero, la locura esta en mi ser, pero no quiero que crezca a tal punto de que se lleve mis facultades mentales como el mar se lleva a la arena. ¿Me podrían echar una mano?

Anuncios

Un tonto enamorado de un ángel


Más de alguno de ustedes, amables lectores, ha de haber visto la película “City of Angels” o su interesante traducción al español, “Un Ángel Enamorado”, donde un ángel se enamora de la bondadosa persona que no lo puede ver, por lo que el en un sacrificio de amor, hace algo así como un suicidio, para caer en la tierra y entrar en su vida, para que al final tristemente vuelva a perder a está persona de una manera muy rápida y cruel, ces’t la vie.

Bueno, creo que ahora me ha pasado exactamente lo mismo, pero al revés, si es que eso se puede, creo que me he enamorado de un ángel, un ser celestial que a mi no me puede ver, dado que igual en la película vivimos en dos mundos, en planos diferentes. Probablemente para que yo entre a la vida de mi ángel debo hacer algo así como un suicidio, pero si ustedes han leído alguno que otro de mis artículos saben que el suicidio no es una opción a la que este encariñado.

Pero hablando de nuevo de mi ángel es la persona más bondadosa, con la risa más hermosa, los cabellos más finos e implacables, los ojos más bellos, bueno que les puedo decir es un ángel, han de imaginarse que tanta belleza puede haber en un ser celestial. Me encanta porque puedo pasarme horas platicándole mi vida, no se si me escuche, porque los ángeles siempre están ahi, pero por más que les gritemos creo que no hay nada nos asegure que nos están escuchando.

No puedo decir que este sea el ángel de mi guarda, pero creo que me ha cuidado mucho y que me ha salvado de situaciones tan peligrosas y tristes para mi, que puede que este amor ciego que siento hacia su persona, sea algo así como agradecimiento o sentir que le debo algo, pero no creanme, es ese tipo de amor que sientes en el estómago y que no te deja dormir, es decir amor de verdad.

No se que tan enfermo, loco (cada vez sobrepaso más mis límites) o triste, sea alimentar mi ilusión de que algún día, antes del final de mis días, este ángel por fin pueda verme a la cara y saber que estoy ahi y corresponder mi amor, pero si hay algo que se del amor, es que tristemente el amor es una de las tantas cosas en este mundo que puede no ser recíproca y que muchas veces no lo es. ¡Y qué me importa que mi ángel no me ame! No me importa nada más que sentirlo un poco cerca de mi los días que estoy feliz y los que estoy triste también, vivir, dormir, soñar con la ilusión de su amor, dado que la Luna se ha negado por completo a amarme, pero se que en el fondo muy en el fondo del bello corazón de mi ángel, guarda algo para mi, una chispa, una pequeña luz, un sentimiento mínimo, pero eso, sólo eso y nada más es lo que necesito para seguir con mi vida de loco soñador, sonámbulo despierto, embelezado en las mieles del amor lejano, lleno de alegrías invisibles, de la esperanza de no morirme sin saber que mi ángel aunque sea por un segundo ha sentido también por mi un poco de amor.

For the ones who still believe


Ayer vi la película de “There will be blood”, mencionaba algunas cosas acerca de la decepción que el protagonista le tiene a las personas incluso el odio hacia las mismas.

Yo no odio a las personas (no a todas jaja), pero hay veces que si me decepciono de la raza humana, a veces somos tontos y ciegos y no tratamos de hacer las cosas que son lo mejor para el mundo, aunque creamos que si y que lo único que nos hace falta es que nos canonicen, pero no señores, somos envidiosos, vemos con recelo y coraje a las personas que creemos inferiores a nosotros y que de ninguna manera lo son, acabamos con el planeta y nos ufanamos de que a veces muy a veces, hacemos cosas como apagar un aparatejo o dar 5 pesos para un proyecto ecológico, dicen que poco es mejor que nada, pero estas muestras rozan el cinismo.

Hay personas cercanas a mi que cada vez me sacan más de onda, cada vez hacen cosas que me hacen decepcionarme más, pero no hablemos de ellos, que el mundo los hará ver su error, mejor hablemos de aquellos que aun me hacen creer en la humanidad, hay personas que ultimamente me dan más confianza, que me hacen recostarme más en mis laureles, ¿estaré confiando de más? si es asi, esta vez no lo pensaré, no desconfiaré, si vuelvo a ser decepcionado una vez más esta vez no me importará más, ya que esta vez necesitaba tranquilidad y la obtuve, con ellos si puedo decir, que fue bueno mientras duró.

Una muerte lenta


Yo siento que me estoy muriendo poco a poco, esta vez no es una dramatización ni ocación para llorar, pero pasa así, se mueren pedazos de mi, no tan visibles como que se me muere un dedo o se me muere la rodilla, no, algo más subjetivo, más hiperreal o surreal, se muere un trozo de mi inconciencia o de mi perfil griego o una de tantas cosas raras que se nos pueden morir.

Lo curioso de todo este asunto es que yo siento en un momento determinado que no extraño esa parte que se murió, que si quiere le puedo echar un poco más de tierra, jaja, vivo engañado, porque de repente aparecen los fantasmas esos desgraciados que nos impiden olvidar esos recuerdos muertos.

Los fantasmas son de lo más incomodo que pueda existir, atraviesan las puertas y ventanas, las paredes y mi cuerpo, se aparecen en mi cuarto, en la cocina, en el carro e incluso en el baño; a veces caminan, otras se arrastran y en el show más divertido aparecen levitando.

¿Alguién tiene el número de los cazafantasmas? ¿O es qué necesito un exorcista porque estos fantasmas de mis muertes (esto me hace suponer que tengo más vidas que un gato) no son fantasmas, sino espíritus malignos que vagan por mi cabeza para la perdición de mi alma?

No puedo negar mi pasado y lo que he perdido en el camino, pero tampoco tengo que aceptar que fue placentero y aun así, lo volvería a vivir una y otra vez, siempre y cuando pueda borrar alguna que otra parte.

Un día de ira mezclado con tristeza


Una ira me invadió por completo cuando de nuevo sus ponzoñosas palabras, que salen como víboras de su boca, me atravesaron como filosas navajas, sin dejarme respirar, sin dejar de doler. Una vez más abrazándome con sus brazos de fuego, tan calientes, tan falsos y fríos a la vez, que aún así incendian mi cuerpo, desde la planta de los píes hasta la coronilla de mi cabeza, ya tengo marcas por todo mi cuerpo ¿por qué tiene que dejarme aún más? ¿cómo puedo evitar que vuelva una y otra vez? ¿como puedo hacerla desaparecer?

Eso es poco comparado con la furia sentida cuando la persona por la que he desordenado más átomos que Cerati y he mezclado más químicos que Fobia para aparecerla, no llega, no está aqui, ni si quiera un rastro, ni si quiera su olor. Y empiezo a escupir palabras al viento, golpear mis nudillos contra la pared que sangran, pero no más que mi razón que a veces me da la impresión de que se ha desangrado por completo. Y mi furia estalla y mis gritos y reclamos van contra el universo, contra los ángeles, contra Dios y mi santo personal y al pensarlo un poco mejor, me doy cuenta de mi error y empiezo a temblar de miedo y caigo en un abismo de tristeza, me preocupa mi crueldad y juego una maratónica carrera contra la piedra que cobardemente he lanzado escondiendo mi mano, antes de que llegue a su objetivo y al ver que como siempre no he llegado a tiempo, que la piedra ya ha golpeado, me invade la tristeza de la reacción y me arrastro, me arrodillo y con todo mi arrepentimiento lloro para pedir perdón, un perdón que resbala entre mis manos al escuchar la tremenda tristeza mecánica de su voz diciendo que no hay problema, que todo esta bien y eso lejos de aliviarme me atormenta porque mis oidos han escuchado la voz que sale de sus labios, pero ¿que dirá su corazón, que dirá su mente, qué dirá su alma? ¿estarán de acuerdo todos sus maravillosos entes?

Mi rabia me lleva a la ceguera y a traspasar límites dolorosos, pero luego abro los ojos sólo para encontrar la tristeza del gran error cometido, ¿qué puedo hacer para aliviar mi alma, para que mi atribulada mente descanse una vez más?

Mi ira, mi dolor y mi tristeza suben y crecen en un magnífico espiral, ojalá algún día deje de girar dentro de mi.

A new work


No tengo trabajo, me gustaría buscar uno nuevo, si es cierto que hago servicio social, una actividad que ocupa un buen tiempo de mis tardes, creo que conseguir un empleo sería ideal para mi.

He considerado varios trabajos, esta es la lista y la explición de porque me gustaría trabajar en esas cosas:

  • Sepulturero: Sería un trabajo más que perfecto; primero es muy físico, eso de cargar ataúdes y excavar tumbas, sin importar que haya tierra, piedras o pasto, eso me ayudaría a cansarme y asi poder dormir como una piedra en las noches, mi insomnia se iría al otro mundo. Otra cosa que me gusta de los sepultureros es que no tienen ni memoria ni conciencia, avientan a un hoyo la última esperanza de una persona, amores eternos u olvidados, personas con cáncer, sida, paros cardiacos, que murieron en un accidente o que fueron brutalmente asesinados y ellos ni en cuenta, ni les importa ni tienen memoria de a cuantas personas les han dado el último adiós o lo que es mejor el último empujon hacia su viaje al más allá.
  • Bombero: Más allá de lo noble y bondadoso que pueda parecer el trabajo de un bombero, las personas que trabajan en él tienen la habilidad (y si no la tienen, ¿cómo es que son bomberos?) de ser unos despreocupados de la vida, si cada día se juegan su vida contra un elemento poderoso, incontrolable e indescifrable como lo es el fuego, si se lanzan a las llamas a salvar personas o se ven cara a cara con las lenguas de fuego para apagarlas con potentes chorros de agua, ¿qué demonios les va a pesar en su espalda, memoria o corazón el hecho de un amor no correspondido, la traición y todas esas cosas que atribulan el alma de personas debiles de mente, autoestima y corazón? En sus días libres bajan gatos de los árboles, tumban panales de abejas o desfilan en sus carros.
  • Astronauta: Si recuerdan, tengo una gran empatía por la Luna y es un astro que no está tan lejos de la tierra, el ser un astronauta podría llegar hasta ella y consumar de una vez por todas nuestro amor. Además flotando en un espacio vacío sin gravedad, sin ningún peso encima, sin ninguna cruz que cargar, la vida ha de ser más tranquila, con menos dolor, menos penas, menos grilletes que aguantar ni que cargar.

 

¿Qué queremos ser? Miles de cosas en esta vida, ¿podemos?